El pollo de producción ecológica está criado en libertad y su método de crianza hace que no necesite ningún tipo de medicamento durante su desarrollo, obteniéndose así un producto sano y sin residuos